Sep 21

El final de las cortinas de encaje

Hubo un tiempo que oía hablar de las cortinas y fruncía el ceño. La imagen que tenía yo de las cortinas eran las de encaje tono ocre de la abuela. No sé si ese color era natural o fruto del paso del tiempo… Mi madre tampoco le andaba a la zaga y toda su casa está plagada de visillos más o menos abuelescos si se nos permite el neologismo (hoy diríamos también viejuno). Así que cuando me mudé de casa una de las cosas que tenía claras es que no quería saber nada de las cortinas en general, sin saber o querer saber que existían muchas opciones para vestir las ventanas.

Y un buen día descubrí el maravilloso mundo de los estores. Que los estores han existido siempre, como aquel que dice, pero no en la España tradicional de hace unos décadas momento en  el que el estor no se estilaba nada.

Existen numerosos tipos de estores según el tejido, la forma en la que se recoge, la procedencia o el grado de luz que dejan pasar. En este último caso, por ejemplo, tenemos estores translucidos, opacos o semitraslúcidos. Según la forma en la que se recoge, podemos hablar de los estores paqueto o abullonado y, según el material, encontramos estores de lamas o tipo screen. Así mismo, no nos podemos olvidar de los estores (o paneles) japoneses, uno de los que más éxito están teniendo últimamente.

¿Y cuál elegir? No es una pregunta que se pueda responder en unas pocas líneas. Si tú eras como yo, de esas personas que estaba en Babia y no sabía nada de estores, te diremos que existe un estor para cada necesidad y que antes de decidirte por uno u otro debes analizar una serie de puntos entre los que destacan: presupuesto, decoración de la estancia, tipo de estancia, incidencia directa de la luz natural, grado de translucidez o material que compone el estor.

Que buscas una buena luz natural, entonces  estores translucidos; que buscas unos estores elegantes, pues paneles japoneses, que quieres una caída tradicional, entonces estores paqueto. Olvídate de la estética abuelesca y echa un vistazo al mundo del estor.

Ago 22

La casa de los líos

Todo aquel que haya estado de Erasmus tiene anécdotas para dar y tomar. Esta temporada que se pasa estudiando en el extranjero es toda una experiencia para millones de europeos y desde hace años es una verdadera motivación para los estudiantes: algunos ya entran en la universidad preguntando cuándo se pueden ir de Erasmus. Otra opción es, directamente, estudiar fuera del país desde el principio, pero no es lo mismo… ni a nivel económico, ni académico.

Mi experiencia Erasmus tuvo los ingredientes de las de casi todos los demás. Cuando nos juntamos unas cuantas personas que han disfrutado de esta beca en diferentes ciudades y nos ponemos a intercambiar recuerdos, todos se parecen. Uno de los rasgos más comunes en estas batallitas son los pisos Erasmus, verdadero microcosmos en el que se pueden vivir situaciones de lo más variopintas.

Yo pasé un par de meses en un piso en el que nunca supe muy bien quién vivía allí y quién estaba de paso. Cada día te tropezabas con alguien diferente en el baño o en la cocina. Un día, alguien habló de comprar somier para un amigo de un amigo. Y aquel personaje se quedó varios días encima del somier, sin colchón ni nada porque se habían olvidado del colchón.

En mi propia habitación tuve que acceder varias veces a que se quedara alguien (algunas veces lo hice con gusto, otras menos…). Era un piso antiguo, inmenso, pero con las habitaciones muy pequeñas. En algún momento llegamos a contabilizar ocho nacionalidades diferentes pululando por ahí. Todo esto tenía sus pros, pero también sus contras. Lo de comprar somier y que un individuo sin identificar se quedara una temporada en el salón, me hizo reflexionar un poco.

La fiesta estaba bien, pero yo también tenía que estudiar y trabajar algunos fines de semana. Así que puse un anuncio: “busco piso Erasmus tranquilo”. Sí, Erasmus y tranquilo en la misma frase… Y me mudé a un piso con otros tres estudiantes bastante aplicados que tenían un régimen moderado de fiesta.  Y, a partir de ahí, empecé a dormir por las noches, que lo necesitaba…

Jul 19

NUNCA SABES CUANDO VAS A CAMBIAR DE COCHE

Cambiar de coche nos gusta a todos pero no siempre se cambia de coche por gusto, hay veces que tienes que cambiarlo por necesidad extrema, un día me comentó un conocido que en un viaje en el cual se dirigía hacia madrid, llegando a orense se le gripó el motor de su coche por no haber cambiado el aceite al coche, y para poder terminar el viaje se compró un ford de ocasion en orense, y hoy en día todavía continúa teniendo el mismo coche y eso que lo sucedido ocurrió hace ya bastantes años, mi conocido dice que es el mejor coche que ha tenido en su vida y que se le gripase el otro coche fue de lo mejor que le había pasado.

 

Pero no siempre salen tan bien los coches de segunda mano, hay veces que te dan más problemas que el coche por el que lo cambiaste, pero hay que tener un poco de suerte a la hora de comprar un coche de segunda mano, si pudieses saber quien era el propietario anterior del coche que vas a comprar y de qué modo lo trataba ayuda mucho a la hora de elegir un coche u otro, aunque por norma general los coches que se compran de segunda mano no sabes de quien era, a no ser que se lo compres a algún conocido o familiar.

 

Hoy en día ya no se venden tantos coches nuevos como se vendían hace unos cuantos años, se nota que la crisis frenó la venta de coches, además no compensa comprar un coche nuevo, pagas un dineral y nada más sacar tu coche nuevo del concesionario ya vale la mitad, no me preguntes porqué pero es así. Además ahora en los concesionarios de coches de segunda mano te dan unos años de garantía, no muchos pero dos o tres si te dan, y con eso están ganando muchos clientes. Hoy en día a no ser que seas rico no te compras un coche nuevo, no te sale rentable relación calidad precio, pero que cada uno haga lo que quiera con su dinero.

Jun 23

Algunos motivos para elegir leche sin lactosa

A la hora de cuidar nuestra salud, es necesario que tengamos en cuenta la importancia de mantener en todo momento una dieta equilibrada en la que consumamos las raciones necesarias de fruta, verdura, carne, legumbres, pescado, leche y productos lácteos que nos ayuden a mantener nuestra salud y darle a nuestro cuerpo los nutrientes, proteínas y vitaminas que necesita en todo momento. Sin embargo, hay personas que pueden ser alérgicas e intolerantes a algún alimento como la lactosa, por lo que deben consumir esos nutrientes que le aportan los productos lácteos pero que estén libres de lactosa. Pero además de las personas intolerantes a esta proteína de la leche, cada vez hay más personas que consumen productos s  sin la lactosa de la leche también puede tener múltiples ventajas y beneficios para nuestra salud, por lo que debemos conocer algunos de estos porque leche sin lactosa.

Los alimentos sin la lactosa de la leche también puede aportar minerales necesarios en nuestro cuerpo ya que es rica en calcio, fósforo o sodio entre otros minerales ya que a pesar de perder la lactosa mantiene los nutrientes de la leche normal que son beneficiosos para la salud. En lo que a las vitaminas se refiere tampoco es obligatorio tomar leche o productos lácteos normales los alimentos sin la lactosa de la leche es rica también n vitamina C y vitamina E, conteniendo una importante cantidad de la vitamina B12, esencial en este tipo de alimentos y que es importante para nuestra salud. Además otro de los por qué de la leche sin lactosa  es que contiene menos carbohidratos, por lo que engorda menos, los productos sin la lactosa de la leche elimina estos azúcares y los sustituye por la lactasa, que es más ligera.

De esta forma se eliminan los síntomas de la intolerancia a la lactosa o de colon irritable ya que los productos sin la lactosa de la leche al no contener ese azúcar elimina gran parte de las causas de estos síntomas. A pesar de no contener estos azúcares, otro de los por qué de la leche sin lactosa es que este tipo de leche proporciona la cantidad necesaria de calcio y de otros nutrientes necesarios para nuestro cuerpo, nuestros huesos y nuestro organismo en general. Incluso podemos elegir, como ocurre en el caso de la leche normal, entre tomar leche entera, desnatada o semidesnatada.

May 23

Hipsters tejiendo

Ser moderno conlleva un trabajo diario y concienzudo. ¿Sabéis lo que cuesta mantener esas barbazas impolutas? ¿Sabéis lo que molesta, el calor que da en verano? Pero todo eso no importa, lo realmente trascendente es que todo el mundo que pase a tu lado te reconozca como moderno, o hipster como se denomina ya desde hace un tiempo a estos especímenes.

Ironías a parte (es difícil no cachondearse un poco de este mundillo), el hipsterismo también tiene sus cosas positivas. Seguro que habéis visto por televisión alguna vez a un grupo de jovencitas modernas, vestidas como nuestras abuelas, reunidas en un café, haciendo encaje de bolillos o tejiendo, usando agujas, lana, cordon de algodon, dedales, etc. Tal vez de fondo suene una canción de La Casa Azul o Hidrogenesse en vez de Manolo Escobar, y en el local sirvan tarta Red Velvet en vez de torrijas. Pero, por lo demás, la escena es similar a la de hace 70 años.

Porque moderno también significa recuperar algunas viejas costumbres que se consideran aprovechables. Es lo vintage llevado al ocio. ¿Por qué vamos a gastar tiempo de shopping cuando ya podemos hacerlo todo por internet? Mejor pasar un rato agradable hablando con las amigas haciendo ganchillo mientras elegimos entre el cordon de algodón gris marengo o caqui.

La gente joven más cosmopolita también parece estar demostrando una mayor concienciación en cuestiones como el medio ambiente, el consumismo, etc.  Este fenómeno está asociado a los millennials, esa generación de nacidos después de 1980 que parece haber cambiado el sistema de valores de la juventud. Ya no se trata de fardar de coche, sino de fardar de viaje al Tibet, ya no se trata de quedar para emborracharse, sino de quedar para hacer ganchillo.

Tampoco queremos decir que toda la juventud sea ahora experta en el arte de tejer, o que queden para verse en una mercería, cuando antes quedábamos en la sala de máquinas, pero sí que muestran un cambio de actitud con respecto a las viejas costumbres. Así que aparte de presumir de barba, también pueden presumir de jersey de lana self-produced.

May 11

Deja a los profesionales la apertura de tu puerta blindada

Uno de los incidentes caseros más comunes es que se cierre la puerta de casa con las llaves dentro. Esto suele tener fácil arreglo ya que no se ha pasado la cerradura y abrir un pestillo simple de cerradura no tiene demasiada complicación. Pero, ¿qué ocurre si se trata de una puerta blindada y se han perdido las llaves?

Cuando se trata de abrir puerta blindada las cosas se complican. En Internet hay una gran cantidad de tutoriales que explican cómo abrir todo tipo de puertas. Dejando a un lado la consideración de si esos tutoriales deberían o no de permitirse, ya que podrían ser utilizados fácilmente para actividades delictivas, lo cierto es que no es nada aconsejable seguir sus consejos.

Una puerta blindada tiene varios cierres, normalmente un mínimo de tres, que anclan la puerta al suelo, a la parte superior y al menos al lado de la cerradura. Normalmente, también al lado de las bisagras. Estos cierres se abren y cierran usando una llave que acciona un mecanismo que hace que todos ellos se muevan a un tiempo.

Manipular este mecanismo no es algo sencillo, de hecho incluso un profesional sin demasiada experiencia en el tema podría dañar la puerta. Si esto es así para un profesional, para una persona cualquiera las posibilidades de causar daños en la cerradura o en la puerta son bastante elevados.

Las puertas blindadas no son precisamente baratas así que lo primero que hay que plantearse antes de dejarse llevar por las ganas de imitar lo que se pueda ver en un video de YouTube es ¿vale la pena correr el riesgo? La respuesta más lógica y sensata es que no vale la pena.

Intentar ahorrarse la minuta de un cerrajero de urgencias puede acabar convirtiéndose en una abultada factura para reparar la puerta o incluso tener que cambiarla por una nueva por causar daños que no se pueden reparar fácilmente.

Las cuentas son claras y la lógica es aplastante. Si quieres un método barato, efectivo y en el que confiar para abrir tu puerta blindada, llama a un profesional con experiencia que se ocupe de hacer el trabajo y olvídate de trucos caseros que pueden acabar incrementando tus gastos.

Llama siempre a profesionales y de este modo tendrás la garantía de un trabajo bien hecho y también la seguridad de que quién manipula tu puerta no aprovechará su trabajo para cometer más adelante un delito.