«

Sep 21

El final de las cortinas de encaje

Hubo un tiempo que oía hablar de las cortinas y fruncía el ceño. La imagen que tenía yo de las cortinas eran las de encaje tono ocre de la abuela. No sé si ese color era natural o fruto del paso del tiempo… Mi madre tampoco le andaba a la zaga y toda su casa está plagada de visillos más o menos abuelescos si se nos permite el neologismo (hoy diríamos también viejuno). Así que cuando me mudé de casa una de las cosas que tenía claras es que no quería saber nada de las cortinas en general, sin saber o querer saber que existían muchas opciones para vestir las ventanas.

Y un buen día descubrí el maravilloso mundo de los estores. Que los estores han existido siempre, como aquel que dice, pero no en la España tradicional de hace unos décadas momento en  el que el estor no se estilaba nada.

Existen numerosos tipos de estores según el tejido, la forma en la que se recoge, la procedencia o el grado de luz que dejan pasar. En este último caso, por ejemplo, tenemos estores translucidos, opacos o semitraslúcidos. Según la forma en la que se recoge, podemos hablar de los estores paqueto o abullonado y, según el material, encontramos estores de lamas o tipo screen. Así mismo, no nos podemos olvidar de los estores (o paneles) japoneses, uno de los que más éxito están teniendo últimamente.

¿Y cuál elegir? No es una pregunta que se pueda responder en unas pocas líneas. Si tú eras como yo, de esas personas que estaba en Babia y no sabía nada de estores, te diremos que existe un estor para cada necesidad y que antes de decidirte por uno u otro debes analizar una serie de puntos entre los que destacan: presupuesto, decoración de la estancia, tipo de estancia, incidencia directa de la luz natural, grado de translucidez o material que compone el estor.

Que buscas una buena luz natural, entonces  estores translucidos; que buscas unos estores elegantes, pues paneles japoneses, que quieres una caída tradicional, entonces estores paqueto. Olvídate de la estética abuelesca y echa un vistazo al mundo del estor.