«

»

May 23

Hipsters tejiendo

Ser moderno conlleva un trabajo diario y concienzudo. ¿Sabéis lo que cuesta mantener esas barbazas impolutas? ¿Sabéis lo que molesta, el calor que da en verano? Pero todo eso no importa, lo realmente trascendente es que todo el mundo que pase a tu lado te reconozca como moderno, o hipster como se denomina ya desde hace un tiempo a estos especímenes.

Ironías a parte (es difícil no cachondearse un poco de este mundillo), el hipsterismo también tiene sus cosas positivas. Seguro que habéis visto por televisión alguna vez a un grupo de jovencitas modernas, vestidas como nuestras abuelas, reunidas en un café, haciendo encaje de bolillos o tejiendo, usando agujas, lana, cordon de algodon, dedales, etc. Tal vez de fondo suene una canción de La Casa Azul o Hidrogenesse en vez de Manolo Escobar, y en el local sirvan tarta Red Velvet en vez de torrijas. Pero, por lo demás, la escena es similar a la de hace 70 años.

Porque moderno también significa recuperar algunas viejas costumbres que se consideran aprovechables. Es lo vintage llevado al ocio. ¿Por qué vamos a gastar tiempo de shopping cuando ya podemos hacerlo todo por internet? Mejor pasar un rato agradable hablando con las amigas haciendo ganchillo mientras elegimos entre el cordon de algodón gris marengo o caqui.

La gente joven más cosmopolita también parece estar demostrando una mayor concienciación en cuestiones como el medio ambiente, el consumismo, etc.  Este fenómeno está asociado a los millennials, esa generación de nacidos después de 1980 que parece haber cambiado el sistema de valores de la juventud. Ya no se trata de fardar de coche, sino de fardar de viaje al Tibet, ya no se trata de quedar para emborracharse, sino de quedar para hacer ganchillo.

Tampoco queremos decir que toda la juventud sea ahora experta en el arte de tejer, o que queden para verse en una mercería, cuando antes quedábamos en la sala de máquinas, pero sí que muestran un cambio de actitud con respecto a las viejas costumbres. Así que aparte de presumir de barba, también pueden presumir de jersey de lana self-produced.