«

»

Feb 20

Reducir la brecha entre la clínica y el enfermo

Cuando empecé a colaborar en el departamento de comunicación de aquel instituto de investigación llegué sin tener un gran conocimiento sobre sanidad y, menos, sobre el tratamiento del cáncer. Pero necesitaban alguien de apoyo para la comunicación y para el desarrollo de su imagen digital y ahí sí que podía aportar cosas.

Con el paso del tiempo, inevitablemente, tuve que acercarme también el sector en el que más trabajaba en el instituto: el cáncer. Hice una buena amistad con una oncóloga e investigadora que trabajaba allí en prácticas. Ella fue la primera persona que me habló sobre la investigacion traslacional cancer: una fórmula que trata de reducir la brecha que existe entre la investigación puramente clínica y la enfocada al tratamiento directo del paciente.

Desde hace décadas se viene señalando que ambos tipos de estudios caminan a una velocidad diferente, hasta el punto de que la investigación clínica ‘da la espalda’ a la realidad del paciente, enfrascada en conocer mejor la enfermedad. Pero la enfermedad la padecen las personas y, por ello, la denominada investigación traslacional, trata de ‘trasladar’ ese conocimiento adquirido de forma más directa al tratamiento del paciente.

¿Y cómo se está haciendo todo esto?, preguntaba yo a mi amiga. Con dificultad, claro. Y uno de los mayores obstáculos reside, precisamente, en las leyes que abordan el desarrollo de fármacos para humanos. Es una legislación tremendamente compleja porque se trata de una cuestión peliaguda. En el pasado, existen casos de fármacos que han sido distribuidos sin el debido control con consecuencias dramáticas. Por ello, no se quieren lamentar graves errores por la falta de supervisión sanitaria.

Ahora bien, esta compleja legislación dificulta la introducción de nuevos fármacos y tratamientos sobre el cáncer. Por ello, la investigacion traslacional cancer trata de colaborar de forma más efectiva y práctica. Pero se trata, además, de una relación de ida y vuelta en el sentido de que los institutos de investigación deben estar también más atentos a las necesidades de los pacientes.

Ahora entiendo mejor lo que esta clase de investigación supone y me alegro poder poner mi granito de arena para colaborar con ella.